El Internet de las Cosas (IoT) es sin duda una de las grandes innovaciones tecnológicas dentro de la 4ta revolución industrial. Esta revolución nos trae un mundo totalmente conectado, donde la gestión de datos, inteligencia artificial y la automatización, se vuelven críticos para nuestros negocios y forma de vida.

Dentro de las tantas oportunidades que nos ofrece el IoT, la “Gestión de Flotas” o “Fleet Management”, cobra un rol muy importante en la manera que se puede revolucionar esta industria.

Se cuenta con dos componentes principales que hacen posible el Internet de las Cosas: dispositivos conectados (ej. sensores, terminales) , y los datos generados. Aplicados a las flotas de vehículos, se puede revolucionar y mejorar la eficiencia de las rutas, reacción inmediata en caso de accidentes y eficiencia en la gestión de los vehículos. Por medio del manejo de datos en tiempo real y el análisis de la información de los vehículos, las empresas pueden optimizar sus rutas establecidas, ya que el IoT anticipa variables de tráfico mejorando, así, el tiempo de recorrido y brindando alternativas en tiempo real. Por ende, una ruta optimizada aumenta la seguridad en el recorrido y permite reducir costos generando así eficiencia operacional.

La implementación del IoT en la gestión de flotas puede brindar una gran cantidad de beneficios para todas las empresas del sector.

Aquí te mencionamos sobre algunos de los más importantes de la implementación del Internet de las cosas:

  • Rastreo vía GPS.
  • Medición de velocidad de conducción.
  • Apagado automático del motor.
  • Historial de viajes.
  • Informe detallado de la operación.
  • Personalización de ubicaciones geográficas (perímetro).
  • Monitoreo en tiempo real.
  • Comunicación en vivo.
  • Mantenimiento preventivo.

Son tanto los beneficios que la gestión de flotas interconectadas nos brinda, que los encargados de ello tienen acceso a un nivel de conocimiento que antes era casi imposible y toda esta información puede estar disponible en todo momento ya que puede alojarse en la nube.

Una flota de vehículos conectados no solo recolecta información, sino que recoge multitud de datos del exterior. Así, las compañías no tienen que depender de servicios externos que proporcionan información sobre el estado del tráfico o las obras en carretera. Sus propios vehículos son los que informan de las variables en tiempo real, permitiendo recalcular las rutas sobre la marcha y así tener un mejor recorrido.

Contar con un vehículo equipado con sensores conectados también permite mejorar la seguridad de colaborador y del vehículo en caso de un accidente y logra minimizar su impacto en la empresa. El Internet de las Cosas ayuda a actuar rápidamente en caso de siniestro y acceder a gran cantidad de datos para definir daños y responsabilidades.

Además, con todos los vehículos conectados, las empresas pueden saber con mayor detalle el gasto operativo de la flota y optimizarlo. Es así que el gran volumen de datos generados por una flota conectada es importante para tomar decisiones para el negocio.

Cabe resaltar que el Internet de las Cosas de los gestores de vehículos pasa por el control y análisis de datos para ganar en eficiencia y optimizar los recursos, así como por mejorar los niveles de ciber seguridad para proteger a las empresas y sus clientes.

Descubra más sobre nuestras soluciónes IoT y cómo puede lograr una mejor gestión de sus flotas, ingresando aquí.