En la actualidad, el Internet de las Cosas (IoT) nos permite optimizar una serie de procesos que antes resultaban complicados de realizar y que requerían un gran número de recursos. Uno de estos procesos es la gestión de los recursos hídricos, ya que, gracias a los sensores IoT, es posible tener un mayor control de la información sobre el tratamiento del agua, su correcto uso y, evidentemente, obtener un proceso más eficiente y menos costoso.

Frente a escenarios preocupantes que involucran la escasez del agua, así como su creciente contaminación, cada vez queda más claro cómo el IoT se ha convertido en un elemento clave en la gestión de los recursos hídricos a través del Smart Water, pudiendo así obtener un gran número de beneficios.

Beneficios en procesos industriales

El Smart Water y sus múltiples beneficios han adquirido gran importancia en diversas actividades económicas en los últimos años. Una de ellas es la acuicultura, donde gracias al IoT es posible incrementar la calidad del agua, mejorar su productividad y reducir la mortalidad de los peces. Los múltiples sensores conectados a la Nube facilitan el control de parámetros esenciales como los niveles de pH y de oxígeno disuelto, y simplifican el monitoreo al poder hacerse en tiempo real.

En las industrias manufactureras y energéticas, es especialmente relevante el adecuado análisis, medición y monitoreo de la data obtenida del agua mediante los sensores IoT. Asimismo, permiten la reducción del consumo de agua y evita su desperdicio, disminuyendo así costos en mantenimiento y energía.

  • Facilita la administración de la red de manejo de recursos hídricos
  • Permite medir con mayor precisión el consumo de agua y reducirlo
  • Control de desperdicios de recursos hídricos
  • Optimización de procesos hidropónicos
  • Potencia los procesos de desalinización de agua marina
  • Medición remota de piscinas
  • Irrigación inteligente

Beneficios en casos de emergencias

Con el incremento de la población y la conglomeración en centros urbanos, es inevitable el incremento de riesgos de accidentes que perjudiquen a la comunidad como incendios o inundaciones. Sin embargo, la mayoría de soluciones en casos de emergencia todavía requieren la intervención de personas, ya sea alguien que apague un tomacorriente, llamando a la policía o los bomberos. Dispositivos como los detectores de humo o aspersores son efectivos, pero solo empiezan a funcionar cuando ocurre un problema. Los sensores IoT, por otro lado, van un paso más allá y no esperan un accidente para recién actuar, sino que se encargan de prevenir y minimizar los daños.

Con la aplicación del Smart Water, es posible monitorear la temperatura, presión, y el estatus de los sistemas de agua en tiempo real y desde cualquier ubicación. Con esta información, uno puede notificar al resto de personas en casos de problemas que se puedan presentar como fugas de agua o químicos. Con la capacidad de abrir y cerrar válvulas de agua  automáticamente, se pueden evitar inundaciones dentro de cualquier tipo de construcción rápidamente.

  • Predicción de potenciales fallas
  • Monitoreo de la presión y el consumo de agua
  • Reducción de costos en mantenimientos de emergencia
  • Optimización de manejo en casos de inundaciones por tormentas
  • Detección de fugas químicas

Como vemos, el IoT es más importante que nunca en el manejo del agua, tanto en la optimización de procesos industriales como en la prevención de desastres y accidentes; por lo que no cabe duda que su implementación continuará expandiéndose y mejorándose día a día.

Conoce más sobre nuestras soluciones de IoT Smart Water y todos sus beneficios, haciendo clic aquí.